En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información le recordamos que al navegar por este sitio web está aceptando el uso de cookies propias y de terceros que recogen información sobre su navegación para mostrarle publicidad relacionada y recopilar datos analíticos. Acepto | Más información

 

En Wolfsburgo, Alemania, la “ciudad del automóvil” no para de recibir visitantes, cada año la visitan más de dos millones de personas.

Alemania, tiene la particularidad de ser un país donde se gasta más dinero en automóviles que en alimentos. Por eso no debe resultarnos raro que esta industria tenga su propia ciudad. Autostadt o “Ciudad del automóvil”, es un parque temático que creo Volkswagen en Wolfsburgo, a una distancia de menos de una hora de Berlín.

Esta idea, capricho de Ferdinanch Piech, ex gerente general de Volkswagen, la Autostadt abrió sus puertas en 2000 poniendo a disposición de los fanáticos del automovilismo 25 hectáreas dedicadas al auto y el motor, por supuesto que poniendo el acento en los productos del grupo. Con una inversión de 430 millones de euros, el polémico emprendimiento rindió frutos: en la actualidad recibe una cifra cercana a los dos millones de personas cada año, además, es sede de todo tipo de espectáculos y eventos culturales. Esta pegada a la planta de Volkswagen, la fabrica mas grande de automóviles del mundo.

Los fanáticos de los fierros pueden vivir diferentes experiencias al volante, aquellos que aman las 4x4 podrán subirse a una y atravesar todo tipo de obstáculos previo pago de 25 euros. También, se puede probar lo seguro que maneja uno en ruta. Los mas pequeños tienen un circuito especial donde les enseñan a manejar en un “miniescarabajo” eléctrico.

La “Ciudad taller” deja fascinados a los entusiastas de la mecánica, en este sector uno puede, por ejemplo, montar y desmontar un motor o realizar ejercicios con el “airbag” para entender como es que funciona. Los que se interesan por el diseño, pueden diseñar su propio modelo por computadora.

Dentro de la exhibición de Autostad, nos encontraremos con el “escarabajo” más antiguo, que fuera fabricado en Stuttgart en 1938. Tienen además, anfibios producidos durante la “Segunda Guerra Mundial”.

Aquellos que se queden con ganas de ver más, tienen la posibilidad de realizar un tour gratuito dentro de la planta automotriz de Volkswagen. Si bien los guías solo hablan alemán e inglés, valdrá la pena espiar su cadena de producción donde los robots sueldan, transportan y cortan, logrando de esta manera fabricar un auto cada “24 segundos”.

¡Síguenos en FaceBook! ¡Síguenos en Twitter! ¡Síguenos en FriendFeed!




© 2006 - 2015 . Todos los derechos reservados . Marca Registrada - Condiciones Generales de alquilercoche.ws